El proceso de evolución en Age of Empires II está dividido en 4 edades, que comprenden, más o menos, el periodo histórico entre el final de Age of Empires I y el principio de Age of Empires III. El avance de edad desbloquea la construcción de nuevos edificios y estos a su vez de nuevas unidades y tecnologías. En los edificios "antiguos", de otras edades, también aparecerán nuevas unidades, mejoras para las mismas y tecnologías para vuestra civilización.

La clave en Aoc es avanzar de edad para tener un mayor abanico de posibilidades militares, tecnológicas y económicas. No obstante, el alma de este gran juego de estrategia medieval es saber buscar el equilibrio entre la evolución y la estrategia militar adoptada. De nada sirve tener las mejores armaduras si no hay hombres para usarlas!.

Aunque hay variantes, en los torneos oficiales de nuestro Clan siempre hemos apostado por las fórmulas más famosas y que todo el mundo jugaba. La modalidad "Standar" de Aoc más común es empezar la partida desde la Alta Edad Media y con pocos recursos mientras que en la modalidad "Combate Total" normalmente se empieza en Post-Imperial, es decir, la Edad Imperial con todas las mejoras ya investigadas y muchos recursos.

Os dejamos un poco de información histórica acerca de las edades.

Avanzar a la siguiente edad

Muchos juegos comienzan en la Alta Edad Media y tienes que esforzarte para avanzar a través de la Edad Feudal, la Edad de los Castillos y la Edad Imperial para aumentar la fuerza de tu civilización. Al avanzar a la siguiente edad podrás construir diferentes tipos de edificios, crear unidades militares más poderosas y desarrollar tecnologías más avanzadas. Antes de que puedas avanzar a la siguiente edad, debes tener suficientes recursos para pagar los logros y dos edificios diferentes de la edad actual. Los edificios deben utilizarse para crear unidades o desarrollar tecnología (no casas, granjas, torres, murallas o puertas). Por ejemplo, para avanzar desde la Alta Edad Media a la Edad Feudal, podrías tener un molino y cuarteles. Para avanzar a la Edad de los Castillos, necesitas dos edificios diferentes o simplemente un castillo.


Alta Edad Media

 
Tras la caída definitiva del Imperio Romano Occidental en el siglo quinto, Europa occidental se hundió en un extenso periodo de barbarie, ausencia de leyes y retroceso económico, que ahora se conoce como la Alta Edad Media. La infraestructura de los romanos, incluidas las obras públicas, los tribunales, las leyes, la educación, los archivos escritos, la acuñación de moneda y el comercio, desapareció en gran parte. Los invasores germánicos que provenían del norte de los ríos Rin y Danubio aportaron una estructura de política tribal basada en la lealtad a los fuertes guerreros locales. La recuperación gradual se vio apoyada por tres influencias principales: líderes excepcionales que dieron estabilidad a grandes áreas, la Iglesia Católica (dirigida desde Roma e Irlanda), que conservó y extendió un mínimo de conocimientos, y la revitalización de la economía basada en la agricultura (especialmente el comercio de lana y telas).



Edad Feudal

 
El Imperio franco reunido por Carlomagno en el siglo noveno puede considerarse el final de la Alta Edad Media en Europa y el comienzo de la Edad Feudal. Los grupos tribales de bárbaros que invadieron la mayor parte de Europa occidental dieron paso aunas potencias regionales mejor organizadas. La iglesia de Roma mantuvo un tejido social unificado. Carlomagno intentó revitalizar los conocimientos y alentó un nuevo interés por las artes. Sin embargo, su imperio se fracturó tras su muerte y nuevas olas de bárbaros deshicieron gran parte de su trabajo. El poder político y económico se trasladó de los reyes a los señores locales, quienes gobernaron con una cambiante jerarquía de vasallaje. El pueblo llano trabajaba la tierra para mantener la jerarquía de los nobles y los clérigos, que tenían una posición superior.




Edad de los Castillos

 
Los castillos comenzaron a aparecer en el paisaje de Europa en el siglo noveno, cuando los señores locales intentaron cimentar su poder. Los castillos les protegían de los vecinos y les proporcionaban un refugio seguro, desde el cual los guerreros a caballo podían controlar el terreno que les rodeaba. La conquista de Gales por Eduardo I de Inglaterra es un ejemplo típico de la Edad de los Castillos. Al colocar una serie de enormes castillos en puntos estratégicos de todo Gales, Eduardo realizó su conquista con un número mínimo de combates. Los castillos eran inexpugnables para los guerreros de Gales, dispersos por todo el territorio. Los soldados ingleses pudieron cabalgar con tranquilidad y controlar el comercio, la recolección del grano y el cobro de impuestos. La Edad de los Castillos presenció un aumento de la población, un crecimiento económico, un incremento del comercio, las Cruzadas a Tierra Santa, un nuevo interés por las artes, el auge de los caballeros y la formación de grandes reinos. Cada civilización tiene un unidad exclusiva que sólo se puede crear al comenzar la Edad de los Castillos.


Edad Imperial

 
El auge de los grandes reyes y su búsqueda de imperios comenzó en el último tramo de la Edad Media, que puede denominarse la Edad Imperial. El sistema feudal se reemplazó por reyes que dirigían las naciones de Inglaterra, Francia, España y Escandinavia. El comercio se desarrolló rápidamente y las ciudades crecieron en tamaño y poder. El Renacimiento estaba en desarrollo en Italia y se extendía por toda Europa. La tecnología y los conocimientos superaron a los del mundo antiguo. Las armas de fuego y otras innovaciones trajeron el final del dominio militar de los caballeros y los castillos. El final de la Edad Media está marcado por varios sucesos importantes, incluida la conquista de Constantinopla por los turcos, el descubrimiento del Nuevo Mundo, el contacto comercial con Asia por mar y la Reforma de Martín Lutero.




Clan Templario Copyright ®2014