A continuación se muestra el equipo principal de un caballero templario.

Loriga (o cota de malla)

Se llevaba debajo de la "ropa exterior", es decir bajo los mantos, túnicas, armaduras de cuero etc.... Constituida por anillas de acero intrincadas y muy juntas entre sí, la loriga podía llegar a constar de más de 200.000 anillas. Muy flexible, se enrollaba dentro de una bolsa para viajar. Para limpiar el óxido y el polvo que se acumulaba, se sacudía dentro de una bolsa llena de arena y vinagre.

Yelmo
Era de forma cilíndrica y llevaba placas de acero remachadas. En su origen no tenía más que dos ranuras a la altura de los ojos, pero más tarde aparecieron para facilitar la respiración. El conjunto presenta una cruz justo en medio del rostro: los refuerzos de acero remachados alrededor de las ranuras y sobre la nariz protegían de los mandobles o mazazos. Su peso oscilaba entre 7 y 10kg. y el caballero sólo se lo ponía para el combate. El resto del tiempo sujetaba el yelmo a la silla de su caballo o su sirviente lo llevaba en una bolsa de cuero.

Escudo
De forma redonda al principio, el escudo adoptó con el tiempo una silueta alargada para dar una mejor potección al caballero. Podía medir 130cm de alto y 55cm de ancho y estaba constituido por listones de madera cimbrados en el sentido transversal y recubiertos externamente de cuero, a menudo ornado con el blasón del caballero. Fuero del combate, el escudo se colgaba al cuello por el extremo de un largo cordón de cuero.

Espuelas
Utilizadas desde mucho tiempo atrás por los griegos y romanos, las espuelas de la Edad Media eran de dos clases: las primeras, llamadas de "uso corriente", tenían la punta muy corta para no herir al caballo; las segundas, para la guerra, eran más largas y permitían alcanzar los flancos del animal por debajo de las gualdrapas o albardas que lo recubrían.

Espada

El caballero la conservaba durante toda la vida como su bien más preciado y hasta como una auténtica "compañera". Ciertas crónicas de la época refieren que los hombres incluso les hablaban. En la época de los templarios, la espada se llamaba hoja o también espada de corte. Es fácil entender por qué: el golpe se ejecutaba con el borde de la hoja y no con la punta, que no haría más que "pinchar" al adversario o "hacerle cosquillas"... Su longitud total oscilaba entre 90 y 150cm, lo cual no deja de ser notable si se tiene en cuenta que la talla media de los hombres en aquellos tiempos era de 160cm.

Otras armas
Además de la espada los Templarios eran expertos en el combate con otro tipo de armas como mazas y hachas. Siempre llevaban consigo el respaldo de una daga en el cinto. Cuando marchaban a la batalla a caballo podía portar también una lanza de caballería destinada a causar el mayor daño posible al enemigo en una carga.

Monturas
Cada caballero contaba con una media de 3 o 4 caballos, mantenidos por sus escuderos. Los mejores ejemplares eran entrenados para la batalla.
Las monturas podían contar con la silla y riendas simples, otro tipo de silla para viajes con enganches para alforjas y demás, lucir un manto de gala blanco con las cruces templarias en los lados para determinadas ocasiones o ser portadoras de una armadura debajo de los mantos (la denominada barda del caballo) en casos de batalla abierta.

Clan Templario Copyright ®2008